¿Será necesario hablar de nutrición antes de casarnos?

Por. Q. María G. Domenzain

En mi opinión, es fundamental tratar un tema tan importante como la alimentación antes de dar un paso que te cambiará la vida para siempre.

Desde luego, suele ser una preocupación muy frecuente para ambos el llegar en el mejor estado posible a la boda, tanto de peso como de salud; pero no es suficiente, es necesario comprometerse a un estilo de vida ideal cuando se inicia una nueva etapa en común.
Si la salud puede definirse como la ausencia de enfermedad, podemos hacer todo lo que está en nuestras manos para controlar los niveles hormonales y reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad crónica, al mismo tiempo que mantener un peso ideal que los haga ver y sentirse muy bien.

De todas formas tenemos que comer, lo ideal será hacerlo con inteligencia (y haciendo uso de la información correcta), de tal manera que lo que comas sirva para tu beneficio y no que en cada una de tus comidas estés favoreciendo tu deterioro.

En nuestra cultura, casi siempre la responsabilidad de elegir los menús y comprar los alimentos recae en la esposa, dependiendo de sus gustos seleccionará el tipo de comida de la cual se alimentará la pareja y después toda la familia. Esto implica una gran responsabilidad ya que en la medida en que sus elecciones sean correctas la buena nutrición de todos estará asegurada.

Desgraciadamente, ciertos alimentos que hemos comido siempre son precisamente los carbohidratos de alto índice glucémico (arroz, pasta, papa, pan blanco, etc.) la mayor parte del problema ya que tenemos una verdadera adicción hacia este tipo de comida. Pero seamos conscientes, antes no lo sabíamos, pero ahora sí, si seguimos comiendo alimentos de rápida entrada en la sangre o engordaremos o nos enfermaremos o las 2 cosas a la vez.

Necesariamente debe aumentarse el consumo de verdura y fruta como la principal fuente de carbohidratos en la dieta; consumir proteína baja en grasa en todas nuestras comidas, pero siempre en una proporción menor a la de los carbohidratos; y consumir en su mayoría grasa monoinsaturada como aceite de oliva, aguacate, almendras, etc.

A través de los muchos años que he podido acompañar a las personas en sus procesos de cambio, he visto parejas que no solo llegan increíbles al día de su boda, sino que, a pesar de que alguno tenía muy malos hábitos, entre los 2 deciden ordenarse y comer nutritivo, de tal forma que al cabo del tiempo están delgados, y sobre todo muy saludables.

Si es el momento de elegir cómo quieren vivir en el futuro, les recomiendo tomar en cuenta este importantísimo tema también.

Share Button