The show must go on - Isabela Zablah - CHARMLIFECHARMLIFE

The show must go on – Isabela Zablah

Comenzamos un nuevo año, lleno de esperanzas y sueños por cumplir. Es por eso que para esta edición nuestra protagonista Isabela Zablah, con su gran ejemplo de esfuerzo y dedicación ha sido una gran inspiración como artista en el mundo de la danza y ha logrado cumplir lo que se propone.

Bajo el lente de Emetea Studio por María Talamás y en una increíble locación como lo es el Teatro Nazas, creamos el ambiente perfecto para capturar una increíble sesión de fotos.

Realización: Regina De Luna / Coordinación: Brenda Hernández / Fotografía: Emetea Studio by María Talamás / Backstage: Mariangel González / Maquillaje y Peinado: Facetas / Styling: Arturo Luna / Joyería: Dott / Falda de tul: Zurhia Zorola / Diseño: Edgar Esparza / Locación: Teatro Nazas

Para Isabela la danza siempre ha sido una parte importante de su vida. Desde los 4 años se ha convertido en su pasión más grande; a partir de los 18 es cuando descubre la danza con­ temporánea y hoy en día considera que es y será siempre su mayor anhelo. “Para mí, la danza es una manera de expresar amor propio.

Te compartimos lo que platicamos con ella para nuestra edición de Enero:

CH+ ¿Cómo es un día habitual de entrenamien­to?

IZ+ Estudio danza contemporánea en la Es­cuela Profesional de Danza de Mazatlán, con­siderada una de las mejores escuelas de dan­za contemporánea en Latinoamérica. Lo cual requiere de un entrenamiento fuerte física y emocionalmente. Mis clases físicas comienzan a las 8 de la mañana y terminan a las 12:30 pm. Diario tenemos una clase de ballet clásico y dos técnicas de danza contemporánea, cada clase dura una hora y 20 minutos. Al terminar tenemos descanso de 30 minutos para comer y después tenemos clases teóricas de 1 a 3 pm. En las tardes me gusta entrenar y en mis días libres complementar la danza con Pilates o yoga.

CH+ ¿Cómo ha influido la danza en tu manera de pensar y sentir?

IZ+ No sé ni por dónde empezar…le debo todo lo que soy el día de hoy a la danza. Ha creci­ do conmigo, claro que he tenido altas y bajas como todo en la vida, pero sigo formando mi criterio y mi persona junto con ella. Me ha abierto los ojos y el corazón y me ha formado como mujer y como artista. Me volví feminista, creativa, curiosa, fuerte, y me he vuelto loca también… sería muy aburrido no serlo. También me considero sumamente sensible, el cuerpo es muy poderoso y le manda las sensaciones a la cabeza y la mente. Es inexplicable lo que he llegado a sentir al bailar.

CH+ ¿Crees que la danza en una forma de interpretar tus emociones y sentimientos?

IZ+ ¡SÍ! La danza es el arte vivo. Me considero sumamente afortunada de tenerlo en mi vida, he crecido creativa y feliz gracias a ello y el in­ condicional apoyo de mi familia.

La danza no solo expresa emociones y senti­ mientos, como dicen los grandes artistas “El arte comunica” pueden ser problemas mun­ diales, políticos, o cualquier cosa que se desea expresar. Mis maestros me han enseñado que puedes comunicar lo que tú quieras si tienes las herramientas correctas. Aprender a bailar es como aprender a hablar pero con el cuerpo.

CH+ ¿Cuál ha sido tu mayor reto en este ámbito?

IZ+ Cada día es un reto, nunca se acaba. No co­nozco a ningún bailarín que se conforme; nunca es suficiente y siempre hay más por aprender. Eso es lo bonito de la danza, evoluciona. Para mí siempre es un desafío, mi escuela me reta todos los días, mis compañeros que son muy talentosos, mis mentores, mi cuerpo… todo es un reto sin fin pero que da frutos y felicidad.

Share Button