Berries y Durazno

Por Q. María G. Domenzain

Frutas que no deben faltar en nuestra alimentación

Desde siempre sabemos que la fruta nos aporta grandes beneficios para la salud, hoy revisaremos aquellas clasificadas como las de más alta calidad.L

Las berries (es el anglicismo con el que se describe el grupo que incluye: fresa, frambuesa, zarzamora y mora azul) y el durazno.

Una de las principales razones por lo que son tan valiosas estas frutas es porque poseen concentraciones altas de antioxidantes anti-inflamatorios; además, a pesar de tener un sabor dulce, presentan valores de índice y carga glucémica muy baja, es decir, su velocidad de entrada al torrente sanguíneo es muy lenta, por lo que no estimulan fuertemente la producción de insulina.

Entre los fitonutrimentos que podemos encontrar en ellas, se encuentran las “antocianinas”, (responsables del color azul de la mora azul), las cuales son de los antioxidantes más finos que pudo proveernos la naturaleza. Solo media taza de esta fruta por día puede doblar la ingesta de antioxidantes comparado con la cantidad que se absorbería al llevar una buena dieta rica en verduras y frutas

La fresa, por ejemplo, contiene al ácido elágico, un compuesto increíble que también está presente en las uvas y las cerezas capaz de prevenir que células saludables se conviertan, en cancerígenas. Adicionalmente, la fresa es una fuente muy importante de vitamina C ya que contiene

el 140 % de la dosis recomendada diariamente. Contiene quecetina y kaempferol, flavonoides que evitan que el colesterol de baja densidad dañe nuestras arterias.

Asimismo, las frutas de esta familia ayudan a revertir la disminución en la función mental, también previenen la muerte de nuestras células en la medida en que favorecen la liberación de dopamina. Este neurotransmisor incrementa la producción de energía en el cerebro manteniendo una función mental adecuada.

El durazno es una buena fuente de fibra (uno de tamaño me- diano tiene aproximadamente 2 g de fibra). Asimismo, contiene 470 UI de betacaroteno antioxidante anti-inflamatorio muy poderoso que en nuestro cuerpo se transforma en Vitamina A. Ambas proporcionan tanto fibra insoluble como soluble, lo cual favorece de manera importante la salud digestiva.

Asimismo, se reciben como alimentos ácidos, pero en el cuerpo generan un ambiente alcalino, el cual es favorable para hacer eficientes todas nuestras funciones. Además previenen los brotes de cáncer, ya que éstos tienen más probabilidad de desarrollarse en medios ácidos.

Entre los muchos regalos que hemos recibido de la naturaleza, se encuentran estas frutas y otras más…solo nos queda saber apreciarlas y el incluirlas en nuestra die- ta de manera regular, es muy sencillo, ¿No creen?

Share Button