La vitamina C no curará tu resfriado

Muchas personas empiezan a tomar jugo de naranja cuando comienzan a resfriarse. O compran un suplemento de vitamina C para fortalecer su sistema inmunológico.

Pero los estudios han demostrado que la vitamina C no puede curar el resfriado. Sin embargo, gastamos más de 26 billones de pesos en suplementos de vitamina C a nivel mundial.

Tomar 1,000 mg de vitamina C regularmente podría reducir tu resfriado en un 8%. Tomarlo cuando comienzan los síntomas realmente no hace nada en absoluto. En general, solo tiene un efecto en las personas que realizan “ejercicio físico intenso”, como los corredores de maratón. Pero para las personas normales, no es de mucha ayuda.

Se ha encontrado que dosis más altas que esta acortan aún más los resfriados: una investigación de la Universidad de Helsinki en 2017 encontró que las dosis diarias de 6 g a 8 g podrían acortar los síntomas de un resfriado en un 19%. Pero en la población general, no se encontró que la vitamina C tuviera ningún efecto preventivo.

En otras palabras, aunque podría ayudar a combatir un resfriado, la ingesta de suplementos no alteró la frecuencia con la que las personas se enferman.

El NHS recomienda que los adultos sanos consuman 40 mg de la vitamina al día. “Todos somos genéticamente deficientes ya que no proporcionamos naturalmente la vitamina C que necesitamos”, dice el Dr. Thomas Levy, cardiólogo estadounidense.

Comer una naranja mediana proporcionará casi el doble de la cantidad diaria a 70 mg, y dos tomates medianos alcanzarán la meta a 20 mg cada uno.

Entonces, ¿de dónde viene la creencia en la vitamina C como un destructor de la gripa? Un científico ganador del Premio Nobel de la década de 1970, Linus Pauling. Estaba convencido de sus beneficios y personalmente tomaba 3 g al día, aunque gran parte de su investigación sobre la vitamina fue desacreditada más tarde.

¡Checa este video de Vox para obtener más información!

Share Button